El final de los ventitantos

Me gustan los cumpleaños y el mio no es la excepción. Esta semana se acaban los ventitantos. Aunque cada año tiene para mi un sin numero de eventos interesantes y emocionantes, hasta ahora cada decena ha traído algo importante en mi vida: a los 10 nació mi hermanita y a los 20 llegó él.

Para mi cada cumpleaños es para preguntarme, y que he hecho con mi vida?

Me alegra reportarme a mi misma que he hecho todo lo que he querido! Soy feliz, me siento completa, estoy haciendo lo que me gusta, compartiendo la vida con los que amo, haciendo que cada día cuente. Estoy lista para los treintaitantos.

Lo que espero de los 30s… ignorar lo irrelevante para darle tiempo y espacio a lo que es importante.

Ideas, realidades y cuentos de hadas

Es fácil tener una idea; quiero decir, ¿cuántas veces no hemos dicho “tengo una idea”? lo verdaderamente ocasional es que esa idea  realmente haya sido buena.

Yo constantemente tengo muchas ideas: para escribir, para hacer, para cocinar, para pintar, para mil otras cosas de la vida; pero pocas se logran publicar.

Hacerlas realidad es otro cuento; un cuento que no tiene nada que ver con sapos que se convierten en príncipes, ni castillos de reyes, y nada que ver con siempre finales felices. Pero eso si abundan las brujas, las pociones mágicas, y las tradicionales luchas contra los dragones. La realidad es todo un cuento de hadas.

Para mi, las ideas más difíciles de materializar son las que tienen que ver con resultados que se ven a largo plazo. Hacer planes, un plan que toma tiempo y que se ejecuta por partes no es para mi. Yo soy una persona que le gustan los resultados inmediatos, y tengo poca paciencia… irónicamente, solo soy impaciente para las ideas que se me ocurren sobre mi vida, para todo lo demás soy una madre.

Así que con tanto tiempo de sobra que hay entre la idea y la materialización, esas ideas terminan mutando con el tiempo, y al final se materializa un pequeño vestigio de la idea original, pero mezclada con mil sabores y tintes de nuevas ideas. Y siempre me tomo mi tiempo para pensar, pienso mucho, a veces demasiado.

No me entienda mal, para mi, eso es lo maravilloso de las ideas a largo plazo: que no se parecen ni cinco a la inicial. Ese es mi pajazo mental para decirme que no tengo ideas a largo plazo, pues las considero pequeñas ideas que si no salen, no salieron. Tiene sentido ¿no?

Cuando voy a cumplir años siempre me pongo filosófica sobre mi vida, qué he hecho con ella, y por supuesto, qué voy a hacer después. Para mi los cumpleaños son un hito de autoevaluación y de reformulación de ideas; el prólogo para el siguiente cuento de hadas de 365 días.

Solía escribirme una carta con esas ideas, la escribí 3 veces durante toda mi vida, y esas 3 veces que la leí a término me daba cuenta que casi siempre logré materializar todas mis ideas. Ahora no soy tan infantil, no me escribo cartas; me escribo un post, un RTM o una lista de ToDo en el mail (uy, que tecnológica me he vuelto). Escribirme la carta era más chévere, pero con los años, ya son pocas las cosas que quiero materializar; no cubriría media página con las ideas de este año, pero ya no es de cantidad; ahora las ideas son mas serias, mas de gente grande, de más calidad.

Hoy tomé una decisión que me tenía patinando lo últimos meses, me tenía vacilando, como que si, como que no… como que nada que encontraba mi norte, me hacía falta sentarme a pensar. Me alegro poderla meter en la lista de este siguiente año.

Ya estoy lista para cumplir años y ser una niña grande

… o querré decir “más vieja” porque “grande” ya ni modo, estos 165cm no estiran más.

El fin de los 25… mi cumpleaños y yo

Hoy a las 11.25am se cerró el ciclo de los 25 años de vida. Por eso supongo que hoy habrá en casa una torta con un #25 sobre ella… (aunque es problable que sigamos con el 15 + 10 velas de adorno)

Esta mañana como a las 10.00am en medio de un grito de dolor, mi mamá me tomó de la mano desde la silla y me dijo… “me duele, me duele” y con cara de preocupación pregunte “en donde” y me djio “llamen al médico, yo creo que ya es hora…. ya casi vas a nacer, no ve qué estoy en trabajo de parto!!!!!!!!!!??

Definitivamente es genético… mi mamá está tan loca como yo.

Siguiendo entonces lo que hizo tita en su cumpleaños y copiándole descaradamente las razones para hacerlo (tita, que pena con vos, abuso de tu idea y la tomo prestada) aquí va, llamémoslo “Así es Lolo en 25 puntos:”

  1. En 25 años solo 10 meses dejé de tocar este suelo Colombiano, de resto: Planeada, nacida, criada, educada y laborada en Cali. Más caleña no puedo ser, y estoy convencida que es hora que salga de aquí.
  2. Ya no me gustan tanto las crispetas como antes ¿será que era una etapa que tenía que superar y ya se me pasó?
  3. Sigo amando la pasta, en cualquiera de sus deliciosas presentaciones.
  4. No me gusta la pimienta, ni el ají, no me gusta lo picante… ni poquito
  5. Mi jugo favorito sigue siendo el de Maracuyá que se peléa el primero lugar con el de Lulo.
  6. He comenzado a querer a los champiñones…  me han dicho que son buenos hongos.
  7. Amo enseñar, esa es mi definitiva vocación, nada que hacer, eso me hace feliz.
  8. No me gustan las papas de limon, ó con sabor a pollo, ó con sabor a mayonesa, tampoco las papas bbq ó con sabor a “caceritas”… a mi la papa que sepa a papa carajo!
  9. Me emputa enoja que me digan: “mi amor”, “negra”, “preciosa”, “princesa”, “tesoro”, “mi reina” y otros por el estilo, por gente que máximo comparte techo laboral conmigo… “mami?” cuando lo mantenga.
  10. Mi fruta favorita siguen siendo las uvas
  11. Sigue sin gustarme el helado de fresa, yogurt de fresa, torta de fresa, mermelada de fresa, puré de fresa, pastel de fresa… las fresas me gustan en estado natural, la frutica si mucho con crema de leche.
  12. Sigo odiando las cucarachas, esos seres me caen mal.
  13. Aún sigo siendo toda una Mafalda, la única sopa que me tomo con sincero gusto es la de maicitos porque me encanta, las otras… pues si, están bien.
  14. Mi número favorito es este.
  15. Me gustan los frijoles (los colombianos), ni que fuera paisa, juemadre, pero me encantan con chicharron, tajada, agiacate, huevo, carne y si viene con chorizo también!
  16. La comida es mi debilidad, yo para anoréxica no sirvo y que lo digan mi 60Kgms de peso, me da mal genio cuando tengo hambre pero él ya me conoce y sabe cómo lidiarme. Me gusta comer bien y comer rico. En eso se va mi salario “libre”. Si no hago deporte me vuelvo una jodida marrana (toca meterle juicio y disciplina, he encontrado en ello, la yoga y el pilates)
  17. Tengo una lista de sueños por cumplir, que como que se me alejan con el tiempo porque cada vez le meto más, como que voy a tener que recortarlos.
  18. Sigo siendo una pésima mentirosa, no se mentir, me muero de la risa o de los nervios en el intento. Prefiero evadirlo si no lo quiero decir ó preferiblemente: “colorada una vez, que toda la vida con verguenza”
  19. Estoy segura que en mi configuración genética, tengo un cromosoma Y por ahí. No puedo ser una niña típica, esa vaina no me cuadra.
  20. Estoy loca.
  21. Tengo dos problemas serios: 1. No puedo callar mi “yo interior” 2. Tengo una dislexia de pertenencia (eso lo explico en otra ocasión)
  22. Me gusta “bloguiar”, leer a la gente, terminar conociendola, concerla y leerla, leerla para conocerla, poder llegar a conocerla, poder comentarle y que me comente de regreso, discutir con ellos, compartir ideas y diferir igualmente. Por eso no leo muchos libros o el periodico… no hay mucha humanidad en ellos
  23. Soy muy jodida; buena gente, pero jodida. Tengo un genio adolrable hasta que me sacan la mierda piedra y entonces encuentran lo peor de mi.Soy muy rencorosa, “search and destroy”, gran defecto, pero no es una de mis prioridades por cambiar.
  24. Son una “malpensada” sin remedio. Mi mente genera mil situaciones verdes por minutos y poseo la habilidad de a cualquier cosa encontrarle su doble sentido. Casi todo lo relaciono con sexo. “Sex on legs” como me dice un amigo por ahí. (parezco niño) pero con eso me rio muchisimo, y reir me hace feliz.
  25. No puedo llorar de tristeza y dolor a escondidas, se me pone la cara roja y los ojos hichados, y así me quedo todo el día, poniendo en evidencia mis sentimientos más vergonzosos… cuando lloro, prefiero no salir, no me gusta que me pregunten.

Bueno, vamos a ver qué cambia de esto para el proximo año. Algun No. 26 tiene que salir.

Gracias a todos los que pasaron por mi carelibro, por mi msn, por mi skype, y por los sms, por las llamadas (algunas no las pude devolver porque estoy minutless, osea “no tengo minutos”), por los correos, por las cartas, por los postres, por los sandwich, las tortas, la ensalada de frutas, las bombas y el bautizo en la sequia.

UPDATE:

Y la pasta que me preparó Mi Angie, porque sabe que me encanta la pasta 🙂 Celebramos que llevamos siendo amigas por mas de 10 años.