Mini Me

Es una gota de agua… genéticamente hablando, su comportamiento, sus ademames, un muy marcado vestigio de mi personalidad, y ese loco amor por las crispetas.

Mi pobre esposo, que ahora tiene dos como yo. Con lo bueno y con lo malo.

Y los dos tragados de él

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *