¿Es fácil entonces hay que hacerlo? yo digo No!

Vengo notando como cada vez somos bombardeados por todas partes con una cultura de lo fácil. Anuncios de propaganda por toda parte: baja de peso fácil, gana dinero fácil, con estos 10 tips lograrás _______  fácil, sigue esta guía y podrás ______ fácil.

Hemos reducido y puesto en un lugar completamente indeseado el hecho de conseguir y lograr las metas y los objetivos con verdadero esfuerzo, el valor del sudor de la frente, el tener que poner  aquí y sacrificar allá con el propósito de conseguir lo que queremos. Por todas partes se nos dice que si te estas esforzando lo estás haciendo mal, que tienes la opción de hacer las cosas sin esfuerzo.

¿Por qué?!

Si quiero bajar de peso tengo que hacer ejercicio, por meses! comer saludable por siempre, tener mejores hábitos de vida. Si quiero ganar dinero, tengo que ser consciente con la forma en la que gasto, buscar formas alternas de ingreso, crear, invertir, ahorrar. Si quiero ser famoso, bueno pues tengo que hacer lo necesario para poder resaltar entre la multitud. Si quiero una idea millonaria, tengo que invertir tiempo a pensar y pensar y pensar. Y si quiero se la mejor en una habilidad, tengo que estudiar, y practicar, practicar y practicar.

Me pregunto por qué queremos que nuestros hijos tengan las cosas fácil? Yo no quiero! Yo quiero que mis hijos no solo aprecien el esfuerzo de sus padres, sino que además comprendan que la vida está llena de esfuerzos de diferentes tipos, en todas las escalas, y que de vez en cuando a uno lo acompaña la suerte y las oportunidades inesperadas. Pero que no se sienten a esperar.

Pero nuestro peor enemigo somos nosotros mismos como padres. Queremos darles todo, queremos que disfruten de todo. Es un pensamiento optimista, lleno de buenas intenciones, pero un arma de doble filo.

Quizás mi posición suene hipócrita. Mis papás me dieron a mi y a mi hermana muchas cosas que ellos no tuvieron. Pero en mi defensa, no solo la forma en la que lo hicieron fue muy inteligente, sino que además ellos son mis papás, y la forma en como ellos decidieron criarnos fue de ellos, y de ninguna manera es o tiene que ser la mía. Naturalmente, esa forma a moldeado la persona que soy, pero también me dieron las herramientas para decidir por mi misma y ser diferente. Ellos me enseñaron a que tengo que ser yo misma, no ser como nadie más, incluso como ellos.

Mis papás en medio de darme todo lo que no tuvieron, me dieron algo mucho más grande, la enseñanza de que el esfuerzo tiene su recompensa, que las cosas no son gratis, que las cosas fáciles, fácil llegan y fácil se van. Mis papás nos dieron mucho, nos dieron todo, pero mientras nos daban, nos enseñaron que las cosas de la casa son de todos, que no hay que desperdiciar, que la comida no se bota, que el agua y la luz cuestan, que mamá y papá trabajan para poder mercar. Que si quiero comprarme algo, tengo que ahorrar. Que si voy a comerme algo tengo que pensar en los demás. Que hay que compartir. Que hay que ser considerados con todos en la casa. Y que la casa es de todos y todos tenemos que ayudar (si no va a recoger, no haga desorden)

Yo creo en el trabajo, el esfuerzo y la recompensa que los acompaña. Me enorgullezco de decir que llevo casi cinco año en un programa doctoral, de los cuales dos últimos años los he invertido (en mínimas dosis) tratando de escribir mi tesis, porque NO ES FÁCIL, ni escribirla, ni hacerlo en mis condiciones particulares de vida, y porque en esencia si fuera fácil todo el mundo tendría un doctorado. Me lleno de orgullo de tener la autoridad moral de decir que a vida no me ha regalado mis logros, que muchas de las oportunidades que se me han presentado las he aprovechado,  y que todo lo que tengo y todo lo que soy, ha sido producto de un incansable esfuerzo de mi parte, y una fe sin medida de mis papás: quienes todavía, a mis 33 años y en crisis de tesis doctoral siguen diciéndome que todo mi esfuerzo vale la pena y que lo voy a lograr.

Me retuerce por dentro cuando oigo personas esperar  algo rápido y de poco esfuerzo, dinero inmediato, fama de la noche a la mañana, o que aparezca una idea que los haga millonarios.  No niego que hay momentos, oportunidades, y golpes de suerte; y que el mundo esta lleno de personas excepcionales que logran con el aparente “poco esfuerzo” tener mucho, tener más que todos. De esos seres excepcionales nadie sabe a ciencia cierta lo que esas personas han hecho, sus esfuerzos, sus sacrificios, las horas invertidas. Nosotros solo vemos el final de sus metas: lo lograron, son famosos, son ricos, son unos genios. Me gusta cuando veo videos y testimonios de estos grandes del mundo, contar como iniciaron, contar como empezó todo en sus vidas, porque eso me ha dado perspectiva para entender que aún lo que son más y más tienen, han tenido que esforzarse.

El mejor jugar de fútbol lo es porque ha entrenado por años, por horas, y con dedicación. El mejor compositor del mundo, ha escrito cientos de obras, ha lidiado con el rechazo, y ha tenido que aprender sobre composición. El mejor escalador del mundo se levanta temprano y entrena y entrena. Los fundadores de las grandes empresas de tecnología empezaron tirando código hasta la madrugada, en un garaje, en un sótano, crearon miles de aplicaciones, crearon millones de lineas de código inútiles y perdieron mucho tiempo. Aún el youtuber más famoso, o el que tenga millones de vistas, pasa horas grabando, editando, y creando los videos, pensando en nuevos temas para sus videos, buscando maneras de llegarle a las personas (que algunos sean una completa basura es discusión para otro post, pero no puedo no mencionar que youtube está lleno de cientos de canales impresionantes, bueno, educativos, e interesantes).

Espero poderle inyectar a mis hijos que si quieren algo, hay que trabajar por lograrlo; y que nada está garantizado en esta vida, incluso sus padres. Espero darle a mis hijos las herramientas que mis papás me dieron a mi. Posiblemente llegue a ellos de otras maneras, después de todos, somos personas diferentes, en lugares diferentes y en tiempos diferentes.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *