El país que nos merecemos

Hoy con mucha rabia acumulada de años de frustración y aparente impotencia me pregunto una vez más ¿cuál es el país que los colombianos nos merecemos? Nos la pasamos hablando con nostalgia de la Colombia de antes!, pero fallamos al no preguntarnos ¿quiénes eran los colombianos de antes? No somos ni la sombra de su lucha, su sudor, su orgullo colombiano. Hoy tenemos el país que nos merecemos… nos olvidamos a ser mejores! no podemos merecerns un país mejor si no luchamos por él.

Vivimos en una Colombia con robo a plena luz del día, impunidad para los que tienen plata, violencia en las calles y en las casa, matrato infantil, familiar y laboral, abuso del las minorías, irrespeto por el otro, corrupción en todos los escalafones sociales, y la lista puede continuar, pero creo que mi punto está claro.

Para nadie es un secreto, y tristemente ya casi no quedan niños inocentes, si no es porque son agentes de violencia, es porque son víctimas activas o pasivas. Desde pequeños les enseñamos a estar “moscas” por si acaso y los volvemos insensibles a cargar con miedos, fobias y terror al punto que non pueden ser libre… nadie es verdaderamente libre en Colombia, hemos olvidado lo que significa la palabra libertad.

¿Y que hacemos al respecto?, Nada.

Nos hemos acostumbrado a quejarnos en la sala de la casa, en la comodidad de un almuerzo familiar, o sentado alrededor del televisor viendo las noticias. Nos escondemos detrás de los chismes de la farándula, los realities, las telenovelas, los reinados de belleza y ese cuento chimbo de que Colombia es un país hermosísimo…

Fantasía! estúpida, inútil y viciosa fantasía de realidad!

Colombia, tu realidad es una mierda!!! despierta ya!, deja de perderte en medio de tanta superficialidad, tanto vacío moral. Abre los ojos, y mira en los que nos hemos convertido y acepta de una vez por todas con responsabilidad las razones por las que somos los que somos!

No más de echarle la culpa al otro! No, nos son los políticos, no es el sistema judicial, no es la parapolitica, no es la guerrilla, no son los carteles, no son las pandillas, no son la multinacionales, ni la privatizacion…. SOMOS TODOS! y nuestro cáncer de olvido de que somos una nación y no unos individuos sacando provecho particular.

Yo no tengo la fuerza, no me enseñaron a luchar, solo se escribir lo que algo adentro de mi me dice, pero no sé cómo actuar. Estoy lejos, escondida queriendo un mejor futuro para mi porque me enseñaron a que tengo que buscar un mejor futuro para mi y para mis hijos…. los mios, y suerte con los de los demás. Me enseñaron a que me tengo que cuidar mis espaldas, no las de los demás.

Esa cultura del ser el vivo, el de la malicia indigena. Vergüenza!, eso es lo que me da el solo pensar que en algún punto me creí el cuento de que eso era bueno y algo de lo que debía sentir orgullosa. Cómo es posible que sigamos enseñando eso?!

De niña me enseñaron que hay violencia, que los pobres roban a mano armada y los politicos roban con guantes de seda. Que los impuestos no se ven y se los roban, que en el monte hay guerrilla y no podemos salir, y que no se puede confiar en la ley. Me enseñaron que tenemos que cuidarnos, y que si a alguien lo estan atacando es mejor quedarse callado porque sino lo quiebran a uno! Aprendí a que soy un individuo, egoísta que solo me importa mi estrecho circulo de afecto. Una completa indiferencia social.

Olvidamos a nuestros antepasados! y como dice él todo el tiempo “una nación que olvida su pasado tiende a repetirlo” y ahí estamos, en las mismas y con los mismos emperorando cada vez más. En los colegios no nos enseñan con pasión a luchar por nuestra nación!, a morir por ella!, a morir por el futuro! Me atrevo a decir que el sistemas escolar no esta diseñado para formar ciudadanos colombianos, sino esclavos modernos.

No, a esos que nos tienen sometidos no les combiene que abramos los ojos. Y nos creímos el cuento. En Colombia nos alimentan día a día para vivir temerosos y desconfiados, a sobrevivir como se pueda, a aceptar lo que hay y a morir sin nunca haber sido libres.

El mercado actual de Colombia es sembrar, cosechar y exportar esclavos modernos.

Estereotipos, porque todo en mi huele a contradictorio

Hace un par de meses grabé un video para mi universidad para ser presentado durante un evento en donde los niños de colegio visitan la universidad para enterarse de cómo es. Mi misión era contar quien soy y mi punto de vista como ingeniera de sistemas, pero sobre todo, contar los miedos y dificultades con las que me enfrenté al elegir mi carrera. Creo que en el video no pude expresarlo todo… eso lo dejaré para otro post en otro lado.

He estado pensando en la cantidad de estereotipos con los que vivimos todo el tiempo.

Describiéndome en pocas palabras parezco un mar de contradicciones sociales: soy mujer, ingeniera, llegando a lo 30 todavía estudiado, no tengo propiedades de ningún tipo, viviendo en concubinado, sin hijos, tatuada, estudiando un doctorado en ciencias de la computación… y además me gusta cocinar y hacer manualidades entre otras cosas.

Si separaramos cada una de esas palabras independientemente basandonos en los estereotipos sociales podríamos deducir muchas cosas de mi. Por ejemplo:  “a la vuelta de los 30 y sin trabajo, ni casa, ni hijos” soy una desempleada, mantenida, buena para nada. “Tatuada”, hasta viciosa será.  “Haciendo un doctorado”, uy que debe ser muy inteligente y debe saber mucho. “Hogareña”, es que tiene que ser obvio. Pero la verdad es que no soy la suma de eso.

Me atrevo a concluir que los estereotipos son la consecuencia lógica de la generalización.

Ya estamos muy grandes y muy educados para andar generalizando, ¿no?

Esa mentira sobre la igualdad

La conversación del desayuno se centró en este comentario,

él: “La democracia está basada en que todos somos iguales y eso no es verdad (…) somos naturalmente diferentes y por lo tanto no todos tenemos las mismas capacidades para gobernar”

Arranco con una aclaración: una cosa es que nos creamos iguales y no lo seamos, y otra muy diferente que todos merecemos trato equitativo. Aquí me permito hablar de lo primero sin poner en duda lo segundo.

Yo creo que la falta de unidad de los colombianos es el resultado de la incapacidad e incompetencia de nuestros gobernantes que en lugar de liderarnos y convertirnos en una nación patriótica y unida, nos ha convertido en un conjunto de individuos cada uno buscando el beneficio propio y celebrando pisar al vecino con una frase sin sentido y rebuscada: la famosa malicia indigena.

El no reconocernos desiguales es lo que tiene nuestra política tan desbaratada.

Como seres humanos e incluso desde el punto de vista más básico que es la biología es un hecho que  las personas no somos iguales, entonces por qué nos empeñamos en creer que lo somos? No tiene sentido!

Las características que nos definen y las capacidades que hemos desarrollado junto con las decisiones que hemos tomado a lo largo de nuestras vidas, asi como el ambiente que nos ha rodeado individualmente, nos ha convertido en seres completamente diferente a cualquier otro. Como seres que nos relacionamos, convegemos en algunos grupos dadas nuestras preferencias y nuestro lugar en tiempo y en espacio que hace que nuestros caminos se unan, pero me atrevo a asegurar que de ninguna manera soy igual a otro y ningún otro par de seres lo son.

Parte de mi unicidad y mi inteligencia para aceptarme diferente a los demás, está en reconocer que veo en otro caracteristicas y capacidades que yo no poseo, por diferentes razones algunas opcionales, vocacionales o simplemente porque no nací con ellas. Esas diferencias nos hacen diferentemente competentes y deriva quienes en últimas terminamos siendo, con éxitos y fracasos.

Si todos fueramos serios y conscientes de que no somos iguales, aceptaríamos que el destino de un país no puede estar en manos de todo el mundo. Creo al final de cuentas que no todo colombiano mayor de edad debería poder votar en elecciones politicas si no es una persona educada o formada intelectualmente. Para todo hay excepciones, pero me voy con las mayorías para hacer mi punto. A los 18 años voté por quienes mi familia creían que sería mejor gobernante, porque mi inmadura mente de 18 años no estaba capacitada y mucho menos interesada en entender la política del país, pero irresponsablemente voté simplemente por que podía y porque me lavaron el cerebro con propagandas y pulbicidad de que era mi deber votar. Hoy día creo que no estaba capacitada para ser parte de las decisiones de governabilidad de mi país, porque no entendía del mundo ni de la vida, mi intelecto, apenas si se estaba educando.

Si solo los colombianos que gozan de la buena fortuna y oporutnidad de haber sido educados por una insitucion superior, que les permitió a lo largo de unos 5 años de estudio comprender como funciona el mundo, la economía, el mercado, las relaciones políticas, la internacionalizacion, la educación, la violencia, la investigacion, la diplomacia y todos los temas que tratan los ministerios que tiene nuestro gobierno… y si sólo ese grupo tuviera el derecho a votar y elegir al líder de todos, a nuestro representante nacional, tendríamos a lo largo de un maduro ejercicio, como resultado un gobierno cuyas prioridades serian centradas en los problemas del país, un conjunto de personas racionales votando por la mejor opción para su país, con criterio para evaluar, para decidir, para opinar, para debati, estariamos cerca de ser un país más educado, porque sin duda, un gobierno académicamente educado tendría proyectos para mejorar la calidad de vida de sus ciudadanos y sin duda consiguiendo para la mayoria mejores beneficios y entonces con el paso del tiempo un país desarrollado, unido, educado e inteligente, menos inequidad y menos violento.

No es un secreto que la ignorancia le ha abierto las puertas a los aprovechados para infiltrarse en todos las ramas de nuestro sistema educativo, social, politico y en el país en general. Cómo seríamos si fueramos un país menos ignorante?

Por el contrario, hoy tenemos políticos que el “pueblo” apoya a cambio de un par de sandwiches o un plato de lechona, a base de promesas que son más “pajaritos de colores pintados en el aire” y porque como yo a los 18 años, esas personas carecen del criterio para tomar una buena decisión.

Si, no somos iguales,  ni somos educados igual, ni tuvimos las mismas oportunidades, y por eso, no todos estamos capacitados para el mismo oficio, ni las mismas decisiones, ni las mismas responsablidades, porque nadie expone su vida en un quirofano sin la certeza que quien opera está capacitado para hacerlo… Entonces por qué no aplicamos lo mismo para la politica?

Como contraste estan los Premios Oscar y hasta los Grammy, premios de metal a cuyos ganadores no los elige todo el mundo sino un conjunto de personas que son “miembros de la academia” que votaron con criterio para elegir, con conocimiento y con experticia en esos temas. Algo tan absurdo y mundano es la analogía perfecta.

Las decisiones de quien gobiernan un país no deberian basarse en el voto popular, sino en el voto censato e inteligente, una decisión estrategica, porque no se trata de elegir al mejor actor, se trata de elegir a un representate del país, un líder, a alguien que tomará decisiciones en nuestro nombre y quien hará de su trabajo velar por el bienestar de todo colombiano. Hasta los reinados de belleza en Colombia no son por voto popular porque no todo el mundo tiene criterio para elegir a la “mas bonita”… acaso lo tenemos para elegir el mejor político?

No tiene sentido que nuestro país esté en manos de los mismos que eligen al ganador de los realities de televisión.

Los hombres y su extraña escala de prioridades

Aún no los entiendo y estoy por dar perdida esta batalla de las prioridades para los hombres. Respecto a mi estándar de prioridades, me parece que ellos simplemente ni siquiera la tienen al revés, creo que es que no tienen.

Creo que toda mujer que lea esto, pordrá relaciona a cualquier hombre de su vida (llámese padre, abuelo, novio, marido, hijo, lo que sea) y cada hombre que lea esto estará en total desacuerdo conmigo. Pero aquí salto porque es mi opinión.

Me queda muy jodido irme a ejemplos específicos, porque primero, por supuesto los hombres de mi vida carecen de este nivel de prioridades y entonces nos iríamos a discusiones filosoficas sobre si lo que creo es prioridad si es o no es, y se vuelve un ciclo vicioso porque a mi parecer no solo no tienen escala de prioridades sino que se rehusan a entrar en razón por mucha razón que tengamos; y segundo, porque no los necesito para mostrar mi punto.

“Si, tienes razón” dicen en últimas cuando ya el agua la tienen en los tobillos y se han lanzado de cabeza, y allí queda uno, con piedra porque ya no hay nada que hacer sino salir del meollo y pues siempre esta super-mami, super-esposa, super-hija, super-amiga o super-novia para sacarlos del atolladero, porque sea como sea que ustedes salgan de esas, al final, fuimos nosotras las que les dijimos el cómo salir (al menos la mayoría de las veces).

Y entonces uno se mama de decirles lo de las prioridades, que el mercado, que las deudas, que la educación, que la salud. Y nos mamamos porque es obvio!!! y nos parece completamente inconcebible que a ustede no se les ocurra.  Pero por alguna extraña razon y alguna alineación cósmica, esas tarjetas de crédito les pican de saldos disponibles para comprar cosas innecesarias y el tiempo les sobra para el excesivo ocio, y a veces lo único que oimos es que no tienen ni idea “en que se fue la plata” y eso es solo plata, mas jodido es cuando hablamos de tiempo y entonces “se me fue la tarde”, “no tengo tiempo”.

Es increíble!

Pero no se queda ahí, uno es la cantaletosa, mi mamá es la jodida, que novia tan cansona, mi hermana es una metida, mi hija quién se cree, mi suegra es una bruja… siempre, siempre, siempre seremos la mala del paseo, no importa en que rol andemos.

Ahora, me permito generalizar para efectos practicos, pero todos sabemos que siempre hay una minoría que dice “Ay pero yo no soy así, no generalice”, entonces, por el amor a la mayoría voy a generalizar.

Entonces, ¿por qué me parece tan molesto? bueno , porque nosotras las mujeres de alguna manera podemos con el arte de las prioridades, no es ciencia aeroespacial!, se trata de ver qué es mas importante del conjunto COMPLETO, y allí es donde creo que los hombre fallan; no tienen ni puerca idea de cuál es el conjunto completo, ellos solo ven el subconjunto relacionado con sus propios intereses, individuales y temporales (puro presente) y ese es el único que priorizan.

Es por eso que cuando nosotras entramos en su burbujita a mostrarles que la tierra no es plana entonces dice: “Ah si, tienes razón” y todas sabemos que eso nunca resuelve nada.

De regreso al principio.

Tenemos la culpa, si, las mujeres tenemos la culpa (en especial de la generación de mi abuela para atrás), porque de alguna manera les enseñamos que las cuentas de la casa se pagan mágicamente a tiempo, y que gnomos mágicos salen por la noche a lavar, planchar y arreglar la ropa y pequeñas hadas lavan el baño, mercan, arreglan la comida, planean el menú de la semana, alistan a los niños, cuadran cumpleaños y todos los eventos sociales, se encargan de los recordatorios y la lista de cosas para arreglar en la casa y encima de todo, son amigas de los duendes que sacan la  basura cuando ésta se llena. Porque si, para hacer mandados son buenísimos, pero carecen de iniciativa para hacerse cargo de las cosas! Y ¿por qué? porque no es su prioridad.

Y mientras tanto, dos generaciones más abajo nosotras estamos en una cruzada por las prioridades mientras ellos se esconden bajo el mito de “es que nosotros somos monoprocesador, y solo podemos hacer una cosa al tiempo, no como ustedes que pueden hace rmuchas cosas al tiempo, son unas duras” SI CLARO!  a la mierda con esa excusa! y pendejas las mujeres que creen que eso es un cumplido!!

El conocimiento nos hace responsables, pero hasta dónde?

No puedo evitarlo, a mi pobre amigo le han caido por fb una cantidad de madres teresas de calcúta que se las pican de santos que ayudan al prójimo, solidarios ellos, llenos de espíritu de bondad y con palabras “suaves” pero groseras se atreven a decirle, en palabras más palabras menos, que él es el peor hermano sobre la tierra y además de todo es un irresponsable y tiene la culpa de lo que le pasó a su hermana.

Pongámonos en contexto:

S (mi amigo): “la única bruta que guarda la tesis en un puto disco duro, es la tonta de mi hermana…. U can go to hell”

De allí para abajo hay todo tipo de comentarios

1- “pero prefiero un drop bpx 3 discos duros y los computadores de mis amigos”

Pero por supuesto! las cosas delicadas uno les hace mil copias en todas partes. Ni que estuviera descubriendo el caliz sagrado y la fueran a publicar los de wikileaks! Además “tesis” infiere que por lo menos ha hecho 8 semestres de universidad en donde FIJO FIJO ha tenido que tocar un computador. Pero eso si, las fotos de la fiesta las tiene julis, anis, perris, tatis y tambien estan en fb, y dropbox para que no se pierdan. Si, eso de medir prioridades es para tontos no?

2- “Ve deja de ser tan chimbo… Es tu hermana!!!!”

Y? acaso uno es dueño de esa desición? los hermanos son un evento colateral de la decisión (voluntaria en la mayoría de las veces) de al menos uno de los padres de uno. El hecho de compartir genética no hace que uno tenga que ser más o menos “chimbo“. Vaya uno a ver qué tipo de relación tienen los hermanos en cuestión.

3- “Más bien vos que te las das de tan inteligente ayudala a recuperar lo que se pueda. Siempre hay maneras aún con discos dañados”

Qué tiene que ver el dárselas de inteligente con ayudarla? Es cierto que cualquier cosa se puede hacer pero si hay algo que me choca, me mama, me molesta, y me ofende, es que lo cojan a uno de servicio técnico personal, especializado y gratis. Eso siempre termina MAL! Yo mientras pueda evitar tocar los equipos de mis amigos mejor, eso es una vaina delicada y uno no debe estar jugando con los DD de alguien más, para eso hay gente que se especializa y trabaja en eso, ellos también se merecen su paguito, despues de todo uno tiene que pagar por sus errores no? Yo diría que no, no la ayudes porque después la coge de costumbre y nunca aprende a tratar sus datos con el cuidado que se merecen.

Yo: “A esta altura de la vida (con todas las opciones y modalidades) no hay disculpa… te acompaño en tu ira desmedida y explosiva”

A lo bien! hasta en el correo electrónico! Cómo es posible que a esta altura de la vida, una persona de ventitantos que debe tener (calculo yo por aquello de “la tesis”) no sepa que existe una palabra llamada BACKUP (o en su traducción al español: RESPALDO), no tiene disculpa.

4- “Pobre! Ojala le sirva de lección! Uno guarda la tesis en cuanto recoveco, computador o cd encuentre! Afortunadamente existe la paranoia!”

Que viva! ya lo dice el viejo y conocido refrán “el que rie de último es porque hizo backup”

5- “Yo te apoyo S, al infierno con las hermanas… estoy segura que hará pataleta y puchero por que “eres malagente” y no quieres ayudarle, y te echará la culpa de demorarse en la tesis…”

Típica, hay que buscar a alguien a quien hecharle la culpa. Y seguro va donde el tutor a decir: “es que no puedo entregarla porque mi hermano no me ha podido recuperar el archivo de la tesis” yo de tutor la repruebo por descuidada.

6- “Jajajja de que siglo es??”

A eso me refiero!

Y la tapa que me mandó a reflexionar…

7- “S, para vos que eres experto en IT esto es claramente un pecado capital y hay mil formas mejores. Estoy seguro que todos cometemos mil faltas en areas donde no estamos tan informados, y los expertos podrian caernos a palo por brutos (personal finance, investing, health habits, etc), así que piensa en como reaccionarías si alguien te dijera idiota en una área que no es tu fuerte. Por cierto, no es responsabilidad tuya como experto de asesorar a los que estan alrededor tuyo (y que no tienen tanto conocimiento y les conversa IT) en cual es la mejor tecnología?”

No, esta persona no se quién es pero a la madre que tiene que tener hermanos mayores o hermanos menores super dependientes, mimados, consentidos, y buenos para nada (o es uno de esos hermanos menores). WTF!! como dice Mox, “quémenlo y tirenlo al río”. 

Podría refutarle las líneas de su comentario, entraríamos en un ciclo sin sentido, pero se debe a mi particular forma de ser, sobre todo porque a mi parecer; para guardar un archivo no se necesita ninguna experticia en IT, así como tampoco  la necesito en Healt Habits para sonarme los mocos. Y si alguien me dice idiota en algo que no soy fuerte es porque estoy haciendo una idiotez!, y no! no es mi responsabilidad andar asesorando a todo el mundo a mi alrededor sobre como usar las TIC así como tampoco lo hago sobre que religion profesar, que partido politico seguir o que equipo deportivo apoyar, de la misma manera no hay “mejor” sino el que mas se le ajuste a lo que uno quiere y necesita.  No veo a la gente de la bolsa diciendole a todos en qué invertir (porque por transitividad lógica todos estaríamos invirtiendo creo yo)… a menos que uno los contacte!

Ser hermano/hermana de, ese parece ser el problema del comentario de mi amigo S

Desde cuándo la decisión de mis papás de tener más hijos me hace responsable del destino y la vida de los mismos? No me malentiendan, yo amo a mi hermana, es la luz de mi vida, pero ella sabe que en su vida manda ella, y así como es grande para tomar decisiones, es grande para asumir las consecuencias. Yo soy un ser partícipe de su vida, le tiendo la mano cuando la necesita y pongo a su alcance todo lo que yo sé, pero al final de cuenta ella es dueña y señora de las cosas que hace con eso y si me necesita siempre podrá contar conmigo, pero ser mi hermana no la salvará de que de vez en cuando le meta su cocacho por pendeja (a todos nos pasa).

Como lo veo yo, la ventaja de ser hermanos es que siempre lo seremos, así que somos los únicos con el poder de decir la verdad dolorosa y de maneras poco agradables, es por su bien y alguien tiene que hacer el trabajo sucio. Esa es mi responsabilidad como su hermana.

TDAH en contra de ser diferente

– “Mi hijo tiene que ir a terapia porque sufre de XYZ (ponga aquí cualquier trastorno psiquiatrico que cualquier profesor o psicologa de colegio le dice a usted. Ej. TDAH que es el màs comun porque OBVIAMENTE todos los niños son hiperactivos y con problemas de atención – Wow! mucha revelación!!!!!) y pues eso no es normal”.

Cada vez que oigo esto de parte de algún amigo y familiar que es padre, pienso para mis adentros: Que estupidez! ¿Por qué querría yo que mi hijo fuera como los demás? o peor aún ¿quién es esa persona para decir qué es ser “normal”?. Por supuesto, vivo bajo un código de prudencia en donde creo que cada quién es un adulto responsable capaz de tomar sus propias decisiones sobre cómo criar a sus hijos (y porque básicamente cuando sea mi turno no quiero que nadie me joda diga qué hacer) así que al final de cuentas no digo nada a menos que se me permita hacerlo.

Arranquemos con lo básico y es que yo no creo en esas enfermedades modernas, y con el respeto que le tengo a mis amigos y amigas (familiares y conocidos) psicólogos y terapeutas, lo lamento, pero no tengo respeto alguno de su profesión, no veo como sus “grandes estudios y avances” aportan a nada algo bueno para la humanidad, así que para mi sus trabajos son un relleno en la bolsa laboral del mundo. Eso es lo que pienso y no tiene que ver con las maravillosas personas que son ustedes, solo con su decisión profesional, no es nada personal…. es completamente personal!

Me choca cuando en los colegios, las profesoras llaman a los padres de familia a una reunión urgente porque el niño tiene “problemas de atención”. Carajo! en serio! no entiendo por qué con el paso del tiempo nuestro sistema social ha decidido que todos los niños tienen que ser calmados, apagados, iguales y desde pequeños son castrados para expresar sus opiniones y sus ideas. Tener problema de atención no es un problema del niño sino de la profesora que es una jarta y aburrida que no es capaz de interpretar o dirigir esa energía para un bien mejor y más creativo y productivo, sino que quiere un borrego amarrado a la pata del asiento mascando pasto!

Cuando yo era niña pintaba árboles de colores y siempre se me enseñó que eso estaba mal,  que los árboles eran verdes y verdes tenían que ser. Así que bajo la premisa de que “los adultos tienen la razón” (otra de las grandes mentiras a mi parecer y expriencia!) y con la constante repetición de mi profesora, finalmente y con el paso del  tiempo mi creatividad cedió y terminé pintando arboles verdes siempre!!

¿Pues ahora qué? veo árboles rojos, amarillos, cafés, verdes, naranja, rosados, morados y de un montón de colores más sacados del espectro de mi caja de 48 colores prismacolor que que tuve en el colegio y que no se que le pasó!!!!! y lo mejor de todo: son reales!!!! entonces ¿Por qué mis profesoras de kinder me hicieron eso y quisieron castrar mi imaginación? Saquemos una excusa y digamos que es porque en Colombia no hay otoño y entonces por allá en los ochentas y sin internet en casa la gente no sabía que las hojas cambiaban de color.  Hoy en día eso es inadmisible e insólito! y aún así seguimos viendo como le dicen al niño que los árboles son verdes, las nubes son blancas y que el cielo es azul!!!

Nuestra sociedad se ha vuelto perezosa, lidiar con niño inquieto es mucho trabajo, así que mejor le diagnostican TDAH y le medican unos cuantos calmantes para que el niño sea “normal”. Que si el niño habla mucho y muy rápido entonces tiene una enfermedad y dos veces a la semana tienen que ir por la tarde a terapia, para que algún médico (terapeuta o lo que sea) le haga unos ejercicios para que (y aquí es donde me da rabia) sea “NORMAL” porque según ese fulano eso “le va a general problemas en el futuro porque eso significa que su cerebro va mas rápido que su habla” AH? WTF!!! yo sería la mas feliz con ese diagnóstico! un cerebro que va a toda, imaginación, creatividad, aprendizaje WOW!!!!

Pero al final de cuentas, los terapeutas tienen la agenda llena, porque los padres desean  tener un niño juicioso, calmado y obediente… osea, un niño “normal”.

Y ahora cuando un niño es diferente, también es un jodido problema, ¿desde cuando ser igual que la mayoría es normal? no se supone que todos somos diferentes? no se supone que lo maravilloso de la raza humana es que todos tenemos algo distinto que aportar, que aprender…. dónde queda nuestra “marca personal” si desde niños se las bloqueamos para que sean todos iguales, para que marchen en la misma línea, para que todos vistan de uniforme?,  y si viene peinada de media cola esta mal, porque en este colegio uno se peina de cola entera.

Normal!, normal una manzana y hasta ellas vienen en diferentes formas, colores y sabores.

Si, yo era y soy la inquieta, la cansona, la atípica del salón, la que no se calla en clase, la que no se queda quieta un minuto, la que da vueltas en la cama porque no se puede dormir en una sola posición, la que pelea con el sueño, la que tiene un tic en la pierna.  Sigo las reglas,  no le hago a nadie, pero me doy el lujo de decir con todo honor y con toda honra que sufro de TDAH (Trastorno por Déficit de Atención con Hiperactividad). Que nunca me medicaron, que nunca me llevaron a terapia, y que hoy me doy el placer y el lujo de vivir una vida feliz, de ser creativa, de ser alegre, de poder pensar por fuera del cajón, de tener ideas, de hacer diferentes cosas, de que me guste la programación y también me guste cocinar.

Por suerte, tengo tanto TDAH que a pesar de todos los esfuerzos de mi profesoras…. nunca me curaron!

 

De mitos de pareja: “Lo más difícil es la convivencia”

“Lo más difícil es la convivencia” – Se lo repiten a uno, una y otra vez esas parejas de casados, separados, divorciados y hasta uno que otro soltero cuando uno planea emprenderse en ese emocionante camino de la vida en pareja.

Mal contados puedo decir que llevo 3 años de experiencia, y de esos, 1 y medio que sean verdaderamente en trabajo de campo, y con ese poco y nada, me atrevo a asegurar que ese dicho es un mito, y un mito que no es nada más que nocivo para la salud de pareja.

Si, nadie dice que convivir con alguien sea fácil, sino, contemos los ventipico (en el caso promedio) de años que uno vive con los papás. Allí también se tienen días buenos y otros días malos, como siempre. Entonces ¿por qué habría de extrañarnos que cuando decidimos vivir con alguien, que no es de nuestra casa, la tarea no resulte completamente fácil?

Y allí está el problema, el mito… nos lavan la cabeza diciéndonos que va a ser tan difícil y tan complicado, lleno de tantas discusiones, a tal punto que nos lo creemos y entonces no nos damos la oportunidad y a la menor diferencia entonces ya lo convertimos en un problema y nos reafirmamos: “uy si, convivir es lo más difícil”

Yo les digo: ni mierda!, la convivencia para mi (o mejor dicho, para nosotros: él y yo) tiene UNA regla simple y fácil de seguir:

¿Hay diferencias? por supuesto que las hay, siempre habrá algo de uno que no le gusta al otro, y en esos caso solo hay dos caminos posibles: (A) uno se adapta o (B) el otro cambia, y entre los dos toman la decisión, y al final sea cual sea la decisión requerirá de paciencia, porque no hay forma que juanito o pepita se ajusten a la regla de la noche a la mañana, después de todo llevan ventipico de años (o menos o más) haciendo y aceptando las cosas de otro modo y de ESO se trata vivir juntos

Lo más difícil es aceptarnos, a nosotros mismos, no al otro, que estamos emprendiendo un camino de adaptación, que tenemos que esta dispuestos a cambiar cosas, a aprender otras y a disfrutar del otro con sus fallas y sus virtudes. Pues claro que no todo es color de rosa, porque uno no tiene paciencia de caucho, pero es cuestión de nunca dejar de intentar hasta que la repetición se vuelve hábito, el hábito costumbre y la costumbre lleva a que finalmente cambiemos. Ojo, esa es un arma de doble filo.

Por eso es importante desde el día 1, el día del trasteo, acordar entre ambos que se van a decir las cosas, preferiblemente después de que la efervecencia del momento pase y cuando ambos estén calmados, que ninguno tiene una verdad absoluta, ni la razón sobre cómo deberían ser las cosas en casa; y que una pareja se llama así precisamente porque no se construye con una sola persona.

The Ugly Truth: Eres fumador y apestas

Mi odio con el cigarrillo es personal, sobre todo porque me hizo sentir como una estúpida, y es un sentimiento que no he sido capaz de justificar y en el fondo tampoco lo deseo porque me recuerda que no debo volver a sentirme así de estúpida.

Es uno de los vicios más pendejos e inútiles que puedo clasificar y peor, es que se de lo que estoy hablando.

Sin embargo, respeto a las personas como individuos, creo que cada persona toma sus propias decisiones en la vida, decisiones adultas cuyas consecuencias son conocidas y aceptadas responsablemente, así que no es mi lugar juzgar a nadie por lo que hace, salvo a mi misma. Así que no me interesa escribir a despotricar

Por otro lado, desprecio a aquellos que son groseros con los demás, no me importa si la gente quiere fumar, pero si me importa cuando luego de alimentar su vicio, entran a un lugar cerrado, con otras personas adentro, apestando a cigarrillo, a humo, a “pucho”. Mi maldición es tener el olfato de un sabueso, por lo tanto cuando alguien más en la habitación dice haber percibido dicho hedor, mi nariz ha sido consumada a lo más interno de mi corteza cerebral que procesa los olores y yo estoy hundida desde hace rato en ese insoportable olor.

Yo, soy una artista de las indirectas, y le voy subiendo el grado poco a poco con el tacto de un elefante. Pero se me ocurre que dentro de gente civilizada ni siquiera deberían haber indirectas, es civismo, es respetar el aire de los demás, es cultura.

Si, cuando fumas, quedas apestando oliendo a cigarrillo y NO es un olor agradable, se considerado con los demás que queremos respirar un aire fresco y “airéate´” antes de entrar a un lugar confinado con más personas.

(Inaugurando la nueva categoría: The Ugly Truth)

La esposita

A: “Que más… que haces?”

L : “Planchando unas camisas”

A: “WTF! que?”

L: “Que? qué parece increíble como para el wtf!”

A: “Es que ahora eres la esposita, que plancha y todo… tan linda (emoticon de carita)”

L: “tarado, las tareas del hogar no estan dentro de una caja de pandora, hasta vos podrías hacerlas”

A: “pero que haces metida en el msn…”

L: “por dios, es que yo soy una esposita moderna, o que esperabas? planchando viendo las novelas de las cadenas nacionales, por favor! primero me como la plancha caliente”

A: “Jajajajajam, a ese paso no vas a terminar”

L: “Entiendo que lo veás así, por eso los hombres no planchan…”

Efecto Halo

(Imagen tomada de aquí)

Aunque quisiera poder escribir sobre el efecto de este Halo en realidad me refiero a este otro:

Efecto halo es un sesgo cognitivo que hace pensar que unas características limitadas se aplican al todo. Por ejemplo, si un niño es bonito, tendemos a pensar que es más inteligente. (…) Consiste en apreciar una característica en particular de una persona y generalizar la personalidad o aptitudes de esta en torno a la característica apreciada, aún cuando el resto de sus características o habilidades no se conlleven con la evaluada. Por ejemplo al reclutar a un trabajador, se le puede evaluar por su puntualidad y aceptar en el cargo solicitado por este, aún cuando la puntualidad no sea el requisito principal para el cargo y se esté
dejando fuera habilidades que se requieren y que el candidato no posee, como automotivación, proactividad, capacidad técnica, entre otras. En este caso se estaría seleccionando al candidato cayendo en el efecto halo. (Tomado de
Wikipedia)

Hasta el viernes pasado no tenía ni idea que este efecto existía. Eso de que cuando uno es bueno para algo entonces autómaticamente se supone que es bueno para todo, y por eso terminamos enredadados en más trabajo, proyectos y cargas hasta emocionales chimbamente porque no podemos dejar que ese detalle manche nuestra buena reputación de “poder sacarlo adelante” y lo tenáz… es que lo sacamos adelante. Que joda!

Yo he sido victima del Efecto Halo; por mis padres que “se sentían descepcionados decepcionados” la primera y única (porque me quedó sabiendo a cacho*) que perdí el logro de Geometría y me costó la vacaciones Dicembrinas, por mis profesores, que siempre aumentaron el nivel de la tarea con la eqtiqueta de “mijita, usted puede hacerlo mejor que el resto“, por mi trabajo, que me carga de proyectos… Por mi  profesión, que parece ser un prerrequisito para los que nos ordenamos en esto.

*sabiendo a cacho: Expresión regional que se refiere cuando una experiencia
le deja a uno un mal sabor, sin ganas de volverlo a hacer ó pensar.