Aprendiendo

Por supuesto que nadie nace con un manual de instrucciones bajo el brazo y ningún papá (o mamá en este caso) sabe a ciencia cierta lo que está haciendo. La tecnología se habrá revolucionado cuando seamos capaces de ponerle subtitulos a los llantos de un bebé… pero uno solo puede soñar. De todas maneras no debo desconocer que tener la tecnología al alcance de mi mano— literalmente porque ahora mi celular es mi vida—me a aliviado muchas incertidumbres y especialmente muchos momentos de ignorancia.

Mis fuentes de consulta han sido dos principalmente: Un libro y un sitio web.

El libro es de Heidi Murkoff, “What to expect the first year” que actúa más como un mapa hacia lo desconocido que como un manual de instrucciones. Está separado por meses y es una fuente de mucha información. Está escrito en un formato que parece una charla y no un discuso. Me encanta. (De hecho lo compré porque el anterior “What to expect when you are expecting” fue excelente durante el embarazo). He aprendido mucho no solo para estar preparada a lo que viene, sino para lidiar con esos momentos menos glamorosos de la maternidad. Me ha aliviado muchas veces, las dudas, las angustias, me ha hecho sentir que no estoy sola, que no solo me pasa a mi, pero sobre todo, ha sido un recurso para aprender a entender lo que cada día significa en la vida de mi bebé. Yo recomiendo (ambos libros) como un recurso que todo padre/madre debería tener.

La página es la de Baby Center (generalmente la de Canada, pero a veces las respuestas las encuentro en la de UK o la de USA). A la página llego principalmente porque cuando escribo mi duda en google Baby centre está en los primeros resultados pero de la página su mejor recurso es los foros en donde busco consuelo y respuestas de otros padres en las mismas, es como estar metida en un grupo de apoyo. Muchas veces las preguntas que tengo han sido publicadas por otras mamás ye s bueno sentir confort al saber que no soy la única.

Valga la aclaración que esos recursos son los de “estoy sola” o “son las 2 am” clase de recursos, porque siempre mi mamá está a la distancia de una llamada. Mi fuente principal de sabiduría es mi mamá.