Cómprate un iPhone, me dicen

Sin duda Apple tiene un gran mercado en Canadá, o por lo menos es muy popular entre la gente con la que me he relacionado en el ultimo año. Acá tener iphone como como tener una flecha, todo indio tiene una. No es un aparato de lujo, ni de estatus; es simplemente un aparato bonito y caro, muy caro.

A veces (solo pocas veces) me quejo de mi celular. Es un Samsug Ace, bien viejito que a duras penas tiene 2GB de capacidad gracias a la miniSD y su máxima versión de Android es 2.3. Me quejo porque a veces se queda trabado y porque solo puedo tener como 10 aplicaciones instaladas porque su capacidad no da más. Es injusto de hecho, con mi pobre celular, quejarme de él. En general funciona responsablemente, la pila le dura todo el día, toma buenas fotos, el gps es una maravilla, y también cuando hace de access point no me deja morir. Puedo usar en él lo que necesito: llamar, textear, tomar fotos, correo, navegar y ver mi calendario. Pero bueno, a veces, solo a veces, quisiera tener algo mejor. Algo como un Nexus 5.

“Cómprate un iPhone” insiste mi amigo P. “No gracias” respondo siempre. A pesar de eso, el sigue insistiendo de que su iPhone es lo mejor en guaracha, que el 4s ahora cuesta lo mismo que el Nexus 5 y que sin duda es mejor y yo debería cambiarme a Apple.

Ahí es donde lo detengo…. “yo amo mi Android, no le sería infiel solo porque la versión vieja de iphone cuesta lo mismo que la ultima versión de Nexus, no tiene sentido” y el dice que es porque nunca he tenido un iPhone que pienso así y cuenta que el también tuvo un Android pero que desde que tiene su 4s su vida cambió, por eso iPhone es mejor.

Así que entramos en un debate, el decía (dice) que las aplicaciones son más rápidas, que la pantalla es mas suave, y que no se que otra cosa. Yo decía (digo) que Android es mucho más flexible para desarrollar y para usar, que no tengo problemas ni con la velocidad de las aplicaciones ni con la pantalla, que no entendía su argumento. El insistía que tenía que usar un iPhone para entenderlo. Yo insistía en negarme a serle infiel a mi Android solo porque alguien me decía que tenía que probarlo para decidir. Entre nuestros amigos encontramos aliados, cada uno para su lado. Pero a pesar de la barra a favor del iPhone ninguno de ellos podía argumentar el por qué Android no era una buena elección. Estaban pegados en que iphone es “mejor”, pero nunca por qué.

No sobra la aclaración, a mi ese “porque si” no me convence, yo necesito que me digan “por qué”— culpa de mi mamá que me crió con “porque si (o no) no es respuesta”.

Finalmente, mientras el me trataba de convencer y yo a el, lo interrumpí y le dije: “iPhone no es lo mejor, porque no es lo que YO necesito” Ese fue el final del argumento.

A esta altura de la vida creo que ya quedan pocas tecnologías, aparatos, lenguajes de programación, IDE, y programas, que podamos decir “es el mejor”, porque con tanta variedad, lo mejor es lo que realmente necesitamos.

Yo sigo deseando mi Nexus 5, pero no haré nada hasta que mi Ace no estire la pata. Pero uno nunca sabe, con las vueltas que da la vida, puede que llegue el día en que Apple saque algo que yo necesite y entonces me compraré un iLoquesea. Casos se han visto.

La ventana del tetris

Si, eran las 12:30 cuanto destapé el taco de post-it de colores que aún no había estrenado. Levanté la persiana y comencé a hacer mi tetris. Esta idea ya la había tenido antes, pero había querido hacerla en mi casa, pero como donde vivo no es mi casa, no me iba a poner a hacerlo… pero esa tarde me dije :”hey!, esta si es mi oficina” y me puse en la tarea. Claro, no lo terminé sola, tengo una amiga que es más ñoña que yo y le dio diferentes toques a mi tetris, como por ejemplo la ficha estancada en el letrero de la oficina.

Sin embargo, aunque acababa de poner en evidencia mi inner geek en mi ventana, estaba pensando qué opinión tendría el Decano de mi facultad respecto a mi ventana, y eso me tenía preocupada. Al otro día llegó a la oficina, miró mi ventana, puso la mano sobre ella, criticó la ficha que está cayendo porque debería ir en otro lugar, puso su gran mano en mi hombro y me dijo: “perdóneme que se lo diga pero me parece el colmo….” (yo empecé a tragar grueso, muy grueso y se me cerró la garganta, el dijo “…me parece el colmo que use esta tecnología tan obsoleta, uno no puede jugar, aquí lo que quiero ver es una pantalla, un lcd donde uno pase y pueda hacer las jugadas y se vea el tetris en acción, así con papelitos uno no puede jugar!”

Aquí mi ventana, por ahora, algún día con el lcd para que los demás jueguen:

P: Profe, cuál es su oficina?
R: La del tetris en la ventana!!!!

Por fin podré resolver fácilmente el gran misterio de los estudiantes!

Cuando los zombies nos ataquen

por SMS

Yo a él: Siempre estaré a tu lado… hasta que los zombies nos ataquen y yo me aviente como carnada para que tu y los niños se salven xD. Te amo

Él a mi: Siempre estaré a tu lado incluso cuando te estén comiendo los zombies… no correré, moriré a tu lado 😉 Te amo

Yo a él: Te vas a quedar viendo que los zombies me coman y esperarás tu turno? y quién salvará a los niños? Creo que tendré que pensar mejor mi futuro a tu lado.

Multitarea?… ctrl+shift+esc “Finalizar tarea”

A veces creo que esa capacidad multitarea que tenemos es una bendición con puñalada trapera de gamín dañado. A veces parece que tuviéramos una capacidad de caucho y le metemos y le metemos más cosas pendientes por hacer.

Yo confieso que tengo una afinidad especial para tener buenas ideas y eso es muy malo para mi salud.

Y entonces alguien se preguntará ¿y que tiene de malo tener buenas ideas?. Pues precisamente que conmigo no se trata solo de “tener” buenas ideas sino que se desencadena en una enfermedad de “quiero hacerla! porque es buena idea” y entonces mágicamente esa maravillosa idea se escribe solita en unos de mis post-it mentales (si, tengo post-it mentales, son de colores y que!) y se pega a mi tablero de “cosas para hacer” oh si….. ESE tablero de pendientes.

Ahora, una cosa son esas ideas del trabajo, esas no me trasnochan porque van a mi lista de pendientes del outlook donde reposan suavemente y son evaluadas y procesadas en mi muy cómodo horario laboral de 40 horas a la semana como yo las quiera repartir….

Me refiero a las OTRAS, las que me atormentan, esas que tienen que ver con lo importante: las cosas de la vida que son para mi y lo que (o quien) más quiero, porque afortunadamente (Inner Lolo: “gracias naturaleza por darme esa información genética que parece que heredé de mi mamá”) desarrollé la capacidad de desconectarme del trabajo cuando se acaba la jornada laboral. “Mentirosa!”, los imagino pensar, y está bien, no siempre me desconecto, pero ha sido porque en mi horario de trabajo no he trabajado y en esos casos toca estirar del otro, es lo justo (si tienen mi trabajo me entenderían)… pero lo bueno es que no suele pasarme con frecuencia.

Finalmente, mi tablero mental se llena de post-it y debe llegar un momento donde uno pasa por el tablero quitando esos que “ya hice”… y cuando hago eso semanalmente es cuando vivo mi peor pesadilla…

Me encuentro con ESE post-it,  uno que se niega a salir de mi tablero, que se metió como cucaracha en la casa, calladito y chiquito y ahora es una peste!. Ese que me talla, que me estorba como tanga brasilera de una talla menos después de 4 horas sentada, que me chuza como etiqueta de la blusa agarrada con nylon después de pasarle la plancha, que me fastidia como barro pubertero en la mitad de la frente (o en cualquier otra parte de la cara, realmente no importa dónde), que me fastidia como pedazo de cascara de crispeta entre los dientes, que me molesta como martillazos por 4 semanas en el apartamento vecino los sábados a las 7am…

Si, ese UN post-it que lo cambio y mágicamente  se auto-escribe en otro más grande, en el centro de todos, le pongo mil flechas, lo ataco por todos los flancos y el desgraciado sigue allí, casi no se mueve, pero se burla de mi, se burla del día que inocentemente lo puse allí con una carita feliz…. tan ingenua, tan pendeja! (Inner Lolo: “y pensar en todos los que estan poniendo el suyo allí, muajajajajaja, ilusos pendejos!! mazoquistas como yo… me siento mejor”)

Ese, ese post-it, ese pendiente que tiene mi vida en pausa, que se come todo mi procesador, mi RAM, se apodera de todos mis recursos, me bloquea el sistema, no me deja instalar nada, me tiene el disco lleno… ESE que quiero arrancar de mi tablero pero creo que el condenado se pegó con UHU. ESE que cuando ya estaba que lo arrancaba, se pegó porque decidió que no lo había hecho como pensaba…. a ESE!!!! le quedan los días contados porque ya lo tengo en la mira.

A ESE que con letra mayúscula se burla de mi diciento “TERMINAR EL TRABAJO DE GRADO”, te tengo en la mira desgraciado!, ya te hice ctrl+shift+esc y estoy viendo tu PID (process id)… lo que te espera es taskill /F /T /PID y hasta la vista baby… agarráte de ese tablero lo que mas podás porque te voy a quitar con aguarrás*!!!!

 

*aguarrás: Un líquido espantoso se sirve de amenaza de mamá cuando uno dice una grosería; contexto: “vuelva a decir eso y le lavo la boca con aguarras”. También conocido como tiner o disolvente. Entre sus otros usos está: quitar grasa, diluir pintura, remover manchas…. y quitar post-it mentales del tablero de pendientes (mental también)

Jedi, dejar ir

30shd9l

(Imagen tomada de aquí)

él: “Si pudieras elegir, ¿serías Jedi o Sith?”

yo: “Sith, sin pensarlo”

Si, como sacado de un capitulo de The Big Bang Theory, las conversaciones de nosotros son bastante cargadas de nerdismo y geekeada, de ese calibre. Y bueno, a partir de esa respuesta se derivó una relfexión bastante interesante sobre las razones de mi elección:

yo: “Estoy segura que no sería capáz de dejar a un lado mis emociones y usar solamente la razón”

él: “Es que un Jedi tiene la habilidad de ‘dejar ir’ y eso es muy puto”

Y si, es que no es facil para nosotros eso de “dejar ir”.

Sinceramente conozco muy pocas personas, por no mencionar que son 2 solamente, capaces de dejar ir sus emociones al punto que parece que las suprimen, como si nunca hubieran existido, y continúan su vida.  Si bien, a ciencia cierta me es imposible comprobarlo, pues puede que simplemente sean unos MAESTROS de la pretensión y aparenten “dejar ir”, pero si es así, lo hacen muy bien, si no… mis respetos.

Los Jedi sacan su Fuerza del control absoluto de sus sentimientos y sus emociones, suprimir tanto el enojo como el mismo amor. Dejar de un lado los sentimientos y obrar enteramente por la razón, por la lógica, por lo que debe ser correcto.

Yo no soy capáz y tampoco tengo intenciones de conseguirlo, es que soy muy emocional. Seguramente a mi se me olvidan muchas cosas, pero en realidad no las borro de la memoria, simplemente no la tengo en la RAM y el acceso a disco es mas lento, por eso cuando me acuerdo a veces ya ni importa, me acuerdo, pero tarde… y otras veces, simplemente dejo de intentar recordar y entonces uno dice: “no me acuerdo”, “me olvidé” pero en el fondo no es del todo verdad.

Pero bueno, regresando a lo importante, yo creo que jamás podría ser un Jedi, si bien Anakin dejó la orden para volverse mas poderoso y de alguna manera salvar a Padme, yo en su lugar hubiera hecho lo mismo, enamorarse fue su peor elección en su profesión y eso viene con una cadena realmente absurda de cosas que haríamos, que después cuando reflexionamos con cabeza fría nos damos cuenta que era una sarta de estupideces algunas cuantas. Lo dice el vox populi: “uno hace cualquier cosa por amor”

La tapa del soporte técnico

Día 1:

J: Salgamos a almorzar

L: uy si, lejos de aquí, no quiero saber nada de problemas informáticos

J: Vamos a comer pizza

L: Vamos

….en la pizzería

L: Está como demorado esto

J: Van como 20 minutos

Mesero: Disculpen, que pena la demora en la pizza, es que se nos cayó el sistema

J y L: PLOP! El colmo….

Día 2:

J: Pasé la tesis!!!

L: Vamos a celebrar!!

J: Vamos a comer pizza

… en la pizzería

L: Bueno, falta que nos salgan con que se cayó el sistema otra vez

J: Esta vez no ahí viene la pizza

… al final de la pizza

J: (al mesero) Nos traes la cuenta por favor?

… 10 minutos más tarde

Mesero: Disculpen, que pena la demora en la cuenta, es que se nos calló cayó el sistema.

J y L: Imposible!!!!

L: Esto se merece un post

La tapa de soporte técnico: Que la frase “se nos calló el sistema” te persiga hasta una pizzería

Reflexiones:

– El día 1 me quedé con la duda, de cómo influía el sistema en la “hecha” de mi pizza.

– El día 2 el mesero llegó con el valor de la cuenta escrito en un papelito. El sistema nunca se levantó.

– Será que los problemas informáticos me persiguen?

– Será que debo cambiar de profesión?

¿Todos estamos en facebook?

Si, no es un descubrimiento, pero si una Hipotesis que requiere de una Tesis para que sea verdad, así que hice un experimento en 3 pasos básico y una serie de sucesos que me llevó a comprobar que todos, todos, estamos en facebook, de alguna manera:

Paso 1: Abrí una cuenta en facebook

Lo que significa que yo sería uno mas, que en 24 años había conocido suficientes personas que ahora si ellos estaban en facebook me podían encontrar. Acepté cuanta “invitacion” de aplicaciones me llegaba; regalos, paredes y vampiros entre muchisimos otros. Se volvió adictivo; las notificaciones, los cambios de estado, que quien está “in a relationship” y quien pasó a “single”. Despertó ese instinto chismoso que tengo adentro y al menos una de las pestañas de mi mozilla estaba en facebook, con un F5 de vez en cuando. contagié a mis compañeros de trabajo, familiares y amigos. Mi hermana abandonó hi5 por facebook, mi papá abrió una cuenta y ahora soy “su amiga”. Ya tenía una gran red.

Paso 2: A que encuentro a mis compañeras de colegio

Solo necesité a una, una que tenía en el msn y me adicionó, yo la adicioné a ella, y por arte de magia su red de amigos se volvió accesible quien a su vez tenian redes y asi sucesivamente (ustedes ya saben como funcinoa eso). Me inscribí en el grupo de mi promoción de graduación, y luego a uno que se llama “exalumnas no importa de qué promocion”. De allí me enlacé con compañeras de otras promociones, antes y después. Mas adictivo, Que se cambiaron el apellido porque se casaron con un tipo de otro país, que ahora viven con sus hijos en otro país, que siguen en Cali, que aun no salen de la universidad, que salieron y no hacen nada, que las fotos del viaje, “que como está de gorda”, “que no ha cambiado nada”, “que se le veía venir un futuro así”. Si, ya tengo a las 44 de mi clase del 2000 adicionadas a mi facebook. Me hablo con una, con la del msn de siempre.

Paso 3: A que encuentro a mi amiga Carolina de la infancia

todo compenzó porque ‘chismoseando’ en las fotos de todo el mundo encontré que un elemento de mi red estaba en una foto con una cara conocida, el problema es que no me acuerdo quien era y le perdí el rastro, y encontrar a una Diana en Facebook, era mu complicado, así que empecé pequeño: y estoy hablando de cuando yo tenía 7 años; decidí buscar a Carolina R. R. no me podía olvidar su nombre y sus apellidos eran particulares, así que me di la taréa de meterme al buscador de Facebook, digitar su nombre completo y buam, 12 paginas coincidian, con 10 Carolinas cada una. Una por una me repasé la foto, el nombre, y a la que coincidía le mandé un mensaje diciendo que buscaba a mi amiga de infancia, que vivió en Cali, en una unidad de Pacará. él me dijo que era una desocupada y me llamó a dormir dos veces hasta que se cansó; yo estab concentrada y decidida, la iba a encontrar. Mandé al rededor de 20 mensajes a carolinas diferentes, al otro día, muchas de ellas me respondieron diciendome que no, que lo sentían pero que no eran la Carolina que buscaba, que ojalá la encontrara, que suerte, que era de Barranquilla, que era de Bogotá. Estaba perdiendo las esperanzas, cuando hoy, mientas adictivamente reviso facebook, encontré que una Carolina me aceptó, hice click, entré a su perfil, leí su Info y supe que era ella. 17 años despues, vive en España, en la misma Isla que mi tio y mis primos, no ha cambiado mucho, solamente ha crecido, sus facciones son las mismas. Me siento feliz, la encontré.

Paso 4: Buscar a Diana y Jaqueline….

Desocupada no soy, soy “investigativa”, todo sea por el bien de la ciencia y la tecnología.

Todos estamos en facebook.

 

Si Ingeniero entonces asocial (II)

Después de mucho pensar, llegué a la sabia explicación para decir que los ingenieros (incluyendo a los que aún estudian para serlo) ó afines no somos asociales.

La “asociabilidad” de la cual se nos ha catalogado ha sido impuesta por las grandes masas de personas que tienen la errónea idea que sus ideales de “sociabilidad” son los únicos impuestos dentro de una cultura consumista y materialista.

Sí nos divertimos, rumbeamos, sabemos bailar (el baile es una expresión humana que cada quien representa como le da la gana), practicamos deportes extremos, contamos chistes, “cogemos de bate” al pendejo que da papaya, nos vamos de paseo, recorremos otras ciudades, vamos a conciertos, tenemos pareja, perdemos tiempo, tenemos actividades de tiempo libre (‘hobbies’ que le llaman), cuando niños jugamos pelota, cuando grandes pertenecemos a algún equipo de algún deporte nacional, tenemos aventuras, nos hemos degenerado al menos alguna vez (entiendase ‘degenerar’ como ud mejor lo crea).

Entonces, si ud lector, aun considera que los que somos así, somos “asociales” es porque sencillamente no cumple con el mínimo de requerimientos para que peuda si quiera “aplicar” a entrar a nuestro circulo social.

En nuestra vida social, no se necesita mucha gente al rededor, ni cinco botellas de tequila para decirse mutuamente que “son los mejores amigos del mundo”; si, tenemos pocos amigos, pero somos altamente sociales, tan sociales, que podemos establecer amistades por medio de una sociedad digital sin siquiera haber compartido una cerveza, montamos blogs, discutimos, publicamos, opinamos, y no tenemos que estarle tratando de agradar a alguien; la pinta no nos importa, la moda; eso es para ustedes.

Si, somos unos ñoños que ven el ultimo modelo de la tarjeta de video de Nvidia a 512M y se orina en los pantalones de pensar como se verá Wow en su LCD de 19”. Si ud lector entiende lo que estoy diciendo, entonces muerase de la risa, que hay otros que no entienden ni una palabra. Este es un ejemplo clásico de nuestra sociedad de “asociales”; no nos importa que tan bonita es la tarjeta (como a los “sociales”), nos importa lo que puede lograr, el detalle, el componente, la maravilla de creacion de un integrado que pueda transformar impulsos eléctricos en representaciones VGA que simulan gráficamente una serie de lineas de código de programación, integración de texturas, y lógica de inteligencia artificial para proveer un juego.

No somos unos extraños, ni nos consumimos en los libros solamente. Somos seres superiores a la mayoría que tenemos la capacidad y la propiedad de ser sociales e intelectuales al mismo tiempo. Somos unos magos en eso de “el tiempo es oro” y en la mayoría de los casos hacemos literalmente “de todo”, incluyendo ‘dormir hasta tarde’. Si, también somos ratones de laboratorio y también nos concentramos entre las góndolas de las bibliotecas… contamos con la capacidad de hacerlo, por qué no hacerlo entonces?. Somos orgullosos de lo que somos.

De nuevo cito la frase de mi cuñado:

“Sólo los animales débiles andan en manada”

No he dejado de pensar en eso, que es más que un buen chiste, es casi una filosofía (a este punto ya estoy exagerando jajajaja, inevitablemente)

Mientras cursaba 3er semestre en mi universidad, el programa de Ingeniería de Sistemas vendió con mucho existo una camiseta que decía:

“Solo existen 10 tipos de personas, los que entienden código binario y los que no”

Jajaja, si, yo también me reía de la gente cuando lo leía mal.

PD: Este post ha generado una nueva categoría llamada “mitos”

Lolo esponja

(Imagen tomada de aquí)

L: (silbando) “pa pa ra pa pa pa, para ra pa ra pa pa pa” (imagínese ese rigntone monofónico de celular nokia super popular, en este caso, originado inicialmente del celular carpintero de la casa nueva de J, mientras ibamos de regreso unos 5 minutos despues de dejar la casa y al carpintero y escuchar el ringtone 2 veces”

J: “No… tu cerebro es una esponja musical (….) el colmo, cantando un ringtone”

L: “Ah?” (Cara de ‘de que estás hablando’, realmente fue inconsciente)

J: “Monofónicooooooo!!!!”

L: “Diablos, no me había dado cuenta. Que vaina siempre termino cantando lo último que escucho”

J: “Si….. pero un ringtone monofónico de celular es el colmo”

(Silencio de viaje, en el radio la emisora tocaba “Mercy” de Duffy)

(segundos despues)

L: (cantando) “…. iu javmi beguinui for mercy…”

J: “no puede ser…”

L: ” ah, es que tengo una caché musical de 8MB, solo canto un pedacito siempre”

J: “El rigntone lo cantaste todo”

L: “Es que es monofónico, ocupa menos espacio”